miércoles, 18 de octubre de 2017

Brownies Tumbas



¡This is Halloween, This is Halloween, Halloween, Halloween..!

THIS IS HALLOWEEEEEEENNNN

No me digáis que no son una monería mis Brownies Tumbas. Además súper fáciles de hacer y de entretenidas para los niños que ni os imagináis.


Y con un poco de imaginación...podéis hacer de todo. Yo os propongo estas con huevos y fantasmas, pero podéis hacer calabazas, zombies, arañas...

Creo que tengo más fotos que receta, porque en sí no es ni receta jejeje, es una idea genial para pasar el rato con los peques de la casa.


Brownies Tumbas

Ingredientes:
  • Brownie (podéis ver la receta pinchando aquí)
  • Fondant blanco (en mi caso, si hacéis otra decoración pues de los colores elegidos)
  • Canela
  • Un poco de mantequilla
  • Galletas tipo Oreo.

Elaboración:

Una vez enfriado el Brownie, lo cortamos en rectángulos, formando así las tumbas.

Trituramos las galletas Oreo (la cantidad depende de lo que le queráis poner). Reservamos

Derretimos la mantequilla en el microondas y con la ayuda de una brocha de silicona pintamos la superficie de cada trozo de brownie con ella.

Espolvoreamos las galletas trituradas para dar la sensación de tierra. No tienen que estar excesivamente machacadas, ya que si hay algunos trozos más grandes pueden simular piedras.


Con la ayuda de un rodillo y un cuchillo damos forma a las lápidas (es como jugar con plastilina, jejeje). Con un palillo de brocheta hice las letras y las grietas. Lo bueno de hacer lápidas rotas y feuchas es que no hace falta ser muy hábil con el fondant para que te salgan chulas chulas.

Para darles esa forma envejecidas usé la canela y con la ayuda de un pincel fui "ensuciando" parte de las lápidas (idea genial que me explico SrtaCookies en Instagram).


Para unirlas al brownie les puse por la parte de abajo dos palillos de dientes y las clavé al bizcocho.

He de decir que para los huesos, fantasmas y demás decoración tuve la grandísima ayuda de mi marido, que se le da muy bien modelar.


¿Qué os parece mi propuesta de este año? a mi me ha encantado!! y a mi pequeño...ni os imagináis. Me decía: - ¿Nos podemos comer ya el Halloween? -

Espero que os haya gustado. Y si os animáis ha hacerlas me encantaría ver vuestro resultado. 

Un besote enorme.





domingo, 15 de octubre de 2017

Galletas de avena, calabaza y chocolate



Y seguimos con nuestro #mesdelacalabaza en Instagram. Hace unos días hacía estas galletas con Arturo (para los que acabáis de llegar a nuestro pequeño espacio dulce, él es mi pequeño de 3 años y medio, jejeje)

La verdad que lo pasamos muy bien, porque son unas galletas muy fáciles de hacer (ellos las pueden hacer casi solos) además de muy nutritivas y bonitas.


Con deciros que tengo más fotos que letras para contaros la receta...jejeje.


Galletas de avena, calabaza y chocolate

Ingredientes:
  • 60gr de copos de avena suave
  • 80gr de harina de avena (se consigue triturando 80gr de copos de avena suaves)
  • 100gr de calabaza asada (yo la hice en el microondas)
  • 60gr de miel de azahar
  • 45gr de azúcar moreno
  • Un puñado de chips de chocolate
  • 2 cucharadas soperas de leche
  • 1 cucharadita de aceite de oliva
  • 1/2 cucharadita de levadura en polvo (opcional, se puede prescindir)
  • Una cucharadita de esencia de vainilla

Elaboración:

Precalentamos el horno a 200º.

En primer lugar mezclamos todos los ingredientes secos (excepto los chips de chocolate).

Con un tenedor machacamos la calabaza y la añadimos a los ingredientes secos. Mezclamos. 

A continuación agregamos el aceite, la leche, la vainilla y la miel. Removemos bien hasta obtener una masa homogénea. Añadimos los chips de chocolate y los repartimos por la masa.

Preparamos la bandeja del horno con papel para hornear. Cogemos bolitas de masa, las aplanamos un poco dándoles forma de galleta y las vamos colocando en la bandeja.

Horneamos 13 minutos. Las sacamos del horno y las pasamos a una rejilla donde se enfriaran por completo (y endurecerán un poco más).

He de decir que estas galletas son mas bien blanditas, pero muy deliciosas aún días después de hacerlas.


No me diréis que no son fáciles de hacer...y que no tienen buena pinta ehhh??

Si las hacéis podéis mandarnos la foto para que las veamos (no olvidéis etiquetarnos para que nos salte el aviso y podamos verlas)

Os deseo un día estupendísimo. Besos.



lunes, 9 de octubre de 2017

Bizcocho de calabaza


No se si os lo he dicho alguna vez, pero me encanta el otoño. Estoy enamorada de sus colores, de sus olores, de la mantita que nos echamos por la noche para ver la televisión...es una estación preciosa.

Y si ya de por sí es así de bonita, también nos brinda con sus productos típicos. Y uno de ellos es...la calabaza.

Desde mayo tenemos un trocito de huerto que estamos cuidando con mucho mimo...y si a la tierra le das un poquito de cariño, ella te lo agrade a lo grande.

Y este año nos ha dado muchas cositas, entre ellas un montón de calabazas. Así que he decidido que este mes es #elmesdelacalabaza [en Instagram podéis ver muchas recetas tanto dulces como saladas bajo ese hashtag]



Y si ya os digo que la decoración de estas fotos viene patrocinada por un pequeño de 3 añitos y medio...ya muero de amor.

Fue algo como así:
- Arturo, si vas a dar un paseo con papá busca hojas secas y flores para echarle fotos a nuestro bizcocho.
- Vale mami


Esta claro que me trajo algo más que flores...y que yo cuando lo vi...casi me pongo a llorar. 

Bueno, que me pongo sentimental y soy muyyyyy llorona, a lo que vamos. Un bizcocho muy fácil de hacer, tierno, húmedo en su interior y algo magnífico, aunque lleva calabaza, no se nota, así que si engañamos un poquito a los pequeños y no le decimos que lleva, se lo comen sin problemas.



Bizcocho de calabaza
(Fuente: atrapada en mi cocina)

Ingredientes:
  • 250gr de calabaza pelada y troceada
  • 250gr de azúcar
  • 250gr de harina de trigo
  • 70gr de aceite de oliva
  • 3 huevos
  • 1 sobre de levadura en polvo
  • Azúcar glas para decorar

Elaboración:

Comenzamos asando la calabaza. Yo la hice en el microondas (aunque también puedes hacerlo en el horno, tarda más, pero pierde más agua). La pones en un bol troceada, la cubres con agua, tapas el bol con papel film y calentamos en el microondas a máxima potencia 10 minutos. Pasado este tiempo escurrimos el agua y machacamos con un tenedor. Reservamos

Batimos los huevos hasta que blanqueen (unos 5 minutos). Añadimos el azúcar y continuamos batiendo. Después añadimos el aceite de oliva muy poco a poco, continuamos batiendo. Añadimos la calabaza y mezclamos hasta que esté integrada.

Continuamos batiendo mientras añadimos cucharada a cucharada la harina junto con la levadura tamizadas. Dejamos de batir cuando se haya integrado todo.

Precalentamos el horno a 180º calor arriba y abajo.

Engrasamos y enharinamos nuestro molde. Vertemos la mezcla en él (le damos unos golpecitos antes de introducirlo en el horno para que pierda todas las burbujas de aire que hayan podido quedar)

Horneamos durante 30 minutos (comprueba que esta hecho pinchándolo con un palillo, si sale limpio esta listo).

Sacamos del horno, dejamos que se temple 15 minutos y desmoldamos. Dejamos que se enfríe por completo en una rejilla.

Antes de servir, espolvoreamos azúcar glas por encima.



Por cierto, el primero que hice (cosas de las prisas) se me olvidó engrasarlo y se quedó pegado, pero con los restos hice unas trufas requetericas que publiqué en mi Instagram Stories (por si queréis acompañarnos por allí también...que alguna vez comemos salado y lo publico jejeje).

Un beso enorme.



jueves, 5 de octubre de 2017

Crema de cacao y avellanas vegana (Nutella vegana)


Después del grandísimo éxito que tuvo el movimiento #estosiespandemolde, al cual mucha gente se sumo y llenamos Instagram de pan de molde casero (podéis ver la receta del mío pinchando aquí), volvemos a la carga en Octubre con el reto #estoeslacremdelacrem, donde nos hemos animado ha hacer CREMA DE CACAO Y AVELLANAS (en las tiendas la conocemos como Nutella).

Aún siendo casera, he querido hacer una versión más sana, donde el azúcar no sea parte importante, pero si lo sea el sabor, y creo que lo he conseguido.



Es una crema de cacao y avellanas vegana, no he utilizado ningún ingrediente de tipo animal. Además el azúcar es sustituido por sirope de ágave (lo compré en el Mercadona y he de reconocer que me ha sorprendido, es un edulcorante natural, no altera el sabor de los alimentos, pero si endulza). 

En fin, que se acabó comprar marcas comerciales de esta crema en casa (al igual que pasa con el pan, no he vuelto a comprar, lo prometo). 

La pega que si le pongo, que las avellanas están un poquito caras...y casi que es verdad que sale más carillo hacerla nosotros. Pero tampoco es que la estemos haciendo todos los días...


Nutella Vegana
(Fuente: Tigriteando)


Ingredientes:
  • 150gr de avellanas tostadas
  • 70gr de sirope de ágave
  • 80ml de leche de almendras
  • 8 cucharadas de aceite de girasol
  • 3 cucharadas de cacao en polvo Valor
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • Una pizca de sal

Elaboración:

Comenzamos triturando las avellanas (con una trituradora de alimentos o con la batidora), hasta obtener una textura tipo arena.

A continuación añadimos la leche y seguimos batiendo. Por último echamos el resto de los ingredientes y batimos hasta obtener una mezcla homogénea.

Y ya esta lista nuestra Nutella vegana y casera. Más fácil imposible. Además se conserva perfectamente en la nevera (incluso de textura).

Por cierto, el pan que veis en las fotos es casero también, os he dejado un poquito más arriba el enlace, por si os animáis y ya hacéis un desayuno 100% casero y más sano.


Animaros y mostrarnos vuestra crema por Instagram bajo el hashtag #estosieslacremdelacrem. Y si te animas y haces mi receta, estaría muy contenta de que me mandarás la foto y me dijeras que te ha parecido (también por FacebookTwitter) Recordar etiquetarme para que pueda verla!!!.

Un besote enorme.




miércoles, 27 de septiembre de 2017

Galletas de canela {tipo Napolitanas}


Desde hoy quedan completamente en PRIMERA POSICIÓN de mi "TOP10 DE GALLETAS" esta receta, estas ¡galletas!

Si me gustan a rabiar las que se comercializan...estas ya ni os lo podéis imaginar. No os voy a decir que el sabor es 100% igual, pero si os puedo asegurar que están mil veces mas ricas.


Además, conseguida hasta la textura que hacen que se ablanden, y mucho, en la leche. Comprobado por un experto, mi pequeño Arturo, que se las echa y luego se bebe la leche con pajita.


Galletas de canela
(Fuente: Webos fritos)

Ingredientes (para unas 20 galletas aprox.):
  • 100gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 100gr de azúcar
  • 1 huevo L
  • 2 cucharaditas de canela en polvo
  • 250gr de harina de trigo
  • 6gr de levadura en polvo (tipo Royal)
  • Para espolvorear una mezcla de: 4 cucharadas de azúcar y 2 de canela en polvo

Elaboración:

En un cuenco batimos durante 5 minutos la mantequilla junto con el azúcar. Añadimos el huevo y batimos 2 minutos más.

Incorporamos la harina, la canela y la levadura y mezclamos hasta obtener una mezcla homogénea.

Hacemos una bola y la cubrimos con papel film. Dejamos reposar en la nevera 30 minutos.


Sacamos la bola del frigorífico y la ponemos entre 2 papeles de hornear. La aplanamos con el rodillo hasta que quede un grosor de unos 2 mm (muy finitas).

Retiramos el papel de arriba y cortamos las galletas con un cortapastas rectangular (o en su defecto un cuchillo). Las colocamos en la bandeja del horno (cubierta con papel de hornear). 


Con la masa sobrante, volvemos ha hacer una bola y repetimos el proceso de enfriamiento y estiramiento.

Antes de hornearlas espolvoreamos con la ayuda de un colador la superficie de las galletas con la mezcla de azúcar y canela.


Metemos la bandeja con las galletas en el frigorífico durante 15 minutos antes de hornear (si no tienes mucho tiempo este paso te lo puedes saltar).

Precalentamos el horno a 180º, calor arriba y abajo.

Horneamos las galletas durante 13 minutos.

Las sacamos del horno y las dejamos enfriar en una rejilla.


Y a disfrutarlas mucho mucho. 

Veréis como entran en vuestra lista de galletas preferidas.

Os mando un besito enorme.






jueves, 21 de septiembre de 2017

Mini Trenzas de hojaldre, Nocilla y plátano


Quien me seguís un poquito por aquí y por las RRSS sabéis lo que me gusta el hojaldre, bueno y a los que acabáis de aterrizar por aquí os lo digo: SOY LA TONTA DEL HOJALDRE, jejeje.

Y es que es un ingrediente tan versátil y tan socorrido cuando queremos hacer algo rápido y bueno...


Tanto para recetas dulces como saladas. A mi maridín le encanta preparar la pizza con base de hojaldre, y a mi...pues hacer cositas así, jejeje.

Con una lámina de hojaldre y muy poquitos ingredientes tenemos esta delicia.


Mini-trenzas de hojaldre, Nocilla y plátano

Ingredientes (para 4 trenzas):
  • 1 lámina de hojaldre
  • Nocilla 
  • 2 plátanos medianos
  • 1 huevo
  • Azúcar glas (para espolvorear)

Elaboración:

En primer lugar sacamos el hojaldre del frigorífico 15 minutos antes de empezar la elaboración (para evitar que se nos rompa o agriete al desenrollarlo).

Estiramos la lámina bien y la cortamos en 4 partes (un corte horizontal que la divide en dos, y otro en vertical que la divide en 4).

En cada cuadrado hacemos cortes transversales con los que luego haremos la trenza, sin llegar al centro.


Extendemos un poco de Nocilla en el centro y colocamos rodajas de plátano sobre ella (unas 3 ó 4).

Vamos llevando cada corte transversal hacia el centro haciendo la trenza y sellando bien los extremos para que no se nos abran al hornearse.


Precalentamos el horno 180º (calor arriba y abajo).

Horneamos las trenzas durante 15 minutos.


Sacamos del horno y dejamos que se templen. Espolvoreamos azúcar glas por encima.


Receta rápida, fácil y muy rica.

Nos vemos muy prontito con nuevas recetas.

¡Os queremos!






jueves, 14 de septiembre de 2017

Pan de molde


Si digo que ha sido una maravillosa experiencia hacer mi propio pan de molde me quedo corta, ha sido ¡extraordinario! Os lo prometo, jamás pensé que me enriquecería tanto hacer una receta (así es la cocina, nos sorprende cada día)

Desde Instagram, un grupo de blogueras nos hemos unido hoy al movimiento #estosiespandemolde, y vamos a llenar la red social de fotos de él, incluida receta en los blogs. Pues aquí está el mío, con un mimo y un cariño que ni os podéis imaginar (y más cuando el bocadillo del cole de Arturo se lo hago con él) ADIÓS aditivos, conservantes...¡HOLA comida sana!


Además es que tiene un sabor...que no os lo puedo explicar, ojalá pudiera daros un trocito a cada uno para que lo entendierais. 

Tal cual veis las rebanadas, así de bien se cortan, ni una he desechado para las fotos (y porque una manecilla inocente me la fue quitando alguna...jeje)


Sé que en estos tiempos de mucho correr y de no tener tiempo para nada, tal vez pensar en estar toda la mañana pendientes de hacer el pan es un poco engorroso, pero os aseguro que merece la pena, ya no por el sabor (que repito es increíble) sino por saber lo que estamos comiendo, por darle a nuestros hijos algo tan natural como nuestro propio pan (por curiosidad leer los ingredientes de cualquier pan de molde que compréis y compararlos con los que yo os doy...).


Pan de molde
(Adaptación de la receta de María Lunarillos)

Ingredientes (todo depende del molde que utilicéis, a mi me salieron 2):
  • 660gr de harina de fuerza
  • 220gr de leche (yo usé semidesnatada)
  • 220gr de agua
  • 25gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 10gr de sal
  • 5gr de azúcar
  • 17gr de levadura fresca (yo uso la que viene en taquitos del Mercadona, pero podéis comprarla en cualquier panadería)

Elaboración:

Comenzamos haciendo el prefermento (que ayudará al levado de la masa), para ello en un bol o cuenco pequeño echamos la mitad de la leche tibia, la levadura desmenuzada, una cucharadita de azúcar (de los 5 gr que tenemos preparados) y 2 cucharaditas de harina (de los 660gr) y removemos bien con la cuchara hasta deshacer todos los grumos o casi todos. Tapamos y dejamos que la levadura actúe entre 10 y 20 minutos, todo depende del calor que haga (tiene que quedar como en la siguiente foto, duplicando su tamaño y con mucha espuma). Reservamos.


En el bol del robot de cocina (o en uno normal si el amasado es a mano) mezclamos la harina, el azúcar y la sal. A continuación añadimos la mantequilla, el agua y la leche, y mezclamos con una cuchara de madera hasta que se integren un poco los ingredientes (foto1), seguidamente añadimos el prefermento y volvemos a mezclar un poco (foto2).


Ahora toca amasar. Si lo haces con robot de cocina (con el accesorio de gancho) debes ponerlo a velocidad media durante 10 minutos. Si es a mano tardarás un poquito más, alrededor de 20 minutos, hasta conseguir una masa que se despega de las paredes del bol o de las manos pero que  tiene un punto pegajoso pero manejable.


Una vez hecha la masa, untamos un bol grande con aceite, hacemos una bola con la masa y la colocamos en el bol con la costura hacia arriba. Tapamos con un trapo y la dejamos reposar entre 1 hora y 1 hora y media (dependiendo del calor que haya en casa), la masa debe doblar su volumen (en mi caso fue 1 hora)


Una vez que la masa ha crecido, enharinamos nuestra mesa de trabajo y volcamos sobre ella la masa. Con las manos la aplastamos muy bien para quitarle todo el aire y le damos forma rectangular. Volvemos a tapar con el trapo y la dejamos reposar 10 minutos.


Pasado este tiempo enrollamos la masa desde un lateral hacia el otro (de derecha a izquierda, o al revés, pero nunca enrollamos de abajo hacia arriba) apretando bien cada vuelta y los bordes para que sellen bien.
Con esta receta (y según el molde rectangular que tengáis os saldrá 1 pan o 2). En mi caso, mis moldes son pequeños así que corté la masa en dos.


Engrasamos con aceite los moldes y ponemos en el fondo papel vegetal para que sea más fácil desmoldar. Colocamos cada porción en ellos.


Tapamos y dejamos reposar entre 1 hora y 1 hora y media (tiene que triplicar su volumen)


Precalentamos el horno a 230º (con aire), 250º (sin aire) y horneamos los panes durante 20 minutos. Si se pone pronto tostado por encima a los 15 minutos bajas los grados a 190 y terminas de hornear.

Sacamos del horno, dejamos que se temple un poco y lo pasamos a una rejilla para que se termine de enfriar (cuidado de no quemaros).

En una bolsa bien cerrada dura varios días, aunque se termina pronto la verdad, jeje


Y después de todo esto...¡ya podemos probar nuestro pan! 

¿Os puedo pedir un favor? ¡hacerlo y me contáis! de verdad que os quiero convencer para que lo probéis.

Espero vuestros comentarios y fotos por FacebookTwitterInstagram (recordar etiquetarme para poder verlas).

Un besote guap@s











Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...