martes, 31 de marzo de 2015

Hornazo (mona de pascua)

¡Hola familia!

Hoy traigo una receta que tenía muchas ganas de hacer, pero que siempre, por unas cosas u otras no me ponía al tema, y este año, me he dicho, sí o sí, la hago. Y bien, pues aquí los tenéis, los muy queridos HORNAZOS.



En mi localidad, el hornazo se come el domingo de resurrección y el lunes siguiente. Este típico pan se compone de un bollito hecho con masa de aceite, al que se le coloca en el centro un huevo crudo que se sujeta a la masa con dos tiras de esa misma masa. A continuación se hornea quedando el huevo cocido.

La costumbre es ir al río o campo con familiares y amigos, divertirnos (comer mucho, jejeje) y como broche final a un magnífico día "estrellar el huevo". Esto consiste básicamente en que, una vez comido el pan del hornazo (al que le suele acompañar un buen trozo de chocolate), coger el huevo y estrellarlo en la frente de algún despistado, de forma divertida y sin hacerle daño por supuesto.

Esta tradición es muy querida aquí y, casi con toda seguridad puedo decir, que asistimos a ella todo el pueblo (o una gran mayoría). 

Bueno, una vez explicado un poquito de historia de mi querido Dúrcal, vamos a meter las manos en la masa.

Empezamos!!!

Ingredientes (para 7 hornazos):

Para la masa madre:

- 150 gr de harina de trigo
- 100 ml de agua templada
- 25 gr de levadura fresca

Para la masa del pan:

- 1 kg. de harina de trigo
- 25 gr. de levadura fresca
- 280 gr de aceite de oliva
- 350 ml de agua templada 
- 1 cucharada de sal

Una vez hecha la masa del hornazo:

- 7 huevos para formar el hornazo
- 1 huevo para pintarlo antes de introducirlo en el horno

Elaboración:

Comenzamos haciendo la masa madre. Para ello primero diluimos la levadura fresca en el agua templada. Una vez hecho, ponemos en el bol de la amasadora (también se puede amasar a mano)   todos los ingredientes y amasamos hasta formar una masa uniforme. 


A continuación se pasa a un bol, lo tapamos con papel film y dejamos que repose mínimo 2 horas, tiene que doblar su volumen. Si se hace de un día para otro se debe guardar en la nevera.


Una vez transcurrido este tiempo, preparamos la masa del pan. Para ello diluimos la levadura fresca junto con la sal en el agua templada. Una vez hecho esto, ponemos todos los ingredientes en el bol de la amasadora (ponemos primero la harina, hacemos un hueco en el centro y vertemos los demás ingredientes), amasamos hasta que todos los ingredientes estén bien integrados. A continuación unimos la masa madre a esta nueva masa, y volvemos a amasar hasta que se forme una única masa.


 Ahora es el momento más divertido, hacer la forma del hornazo. Para ello haremos bolas de 150 gr. (aquí irá el huevo), por cada bola de este peso prepararemos otras dos de 50 gr.


Y elaboramos el hornazo. Primero enharinamos nuestra mesa de trabajo, para ir colocándolos conforme los vamos haciendo. Lavamos los huevos y colocamos cada uno en el centro de una bola de 150 gr., sin apretar demasiado vaya que se nos rompa. Con las manos estiramos las dos bolas de 50 gr. y rodeamos el huevo con ellas, introduciendo los bordes por debajo de la bola grande (así evitamos que se nos despeguen al hornearlas)


Una vez hecho esto con toda la masa, batimos un huevo y pintamos cada uno (este paso se puede hacer después de que los dejemos reposar mínimo 1 hora, pero corremos el riesgo de que se nos baje la masa, por eso yo prefiero hacerlo ahora)


Dejamos que reposen una hora, tienen que estar bastante separados unos de otros ya que aumentarán su volumen bastante.

Precalentamos el horno a 170º (calor arriba y abajo), y una vez transcurrida la hora de reposo, los introducimos en el horno (yo los metí de dos en dos) 15-20 minutos, hasta que estén dorados.

Dejamos que se enfríen en una rejilla enfriadora y listos!!


Están buenísimos acompañados con chocolate, untados con mantequilla...o simplemente solos, jejeje. 


Podéis darle rienda suelta a vuestra imaginación y hacerlos de miles de formas divertidas para los niños (aquí son muy famosas las tortugas y los lagartos, incluso los mini-hornazos con huevos de codorniz para los más peques de la casa).

Espero que os haya gustado la entrada de hoy, que los hagáis y me lo contéis. Muaksss.

domingo, 29 de marzo de 2015

¡Inauguramos cuenta de Twitter!



¡Buenas tardes dulceadictos!
Me complace anunciaros que ya disponemos de cuenta de Twitter, para todos aquellos que seais usuarios os invito a seguirme ;)



Twitter de Mayte,s Sweet Factory


sábado, 28 de marzo de 2015

Eva Arguiñano comparte mis recetas en su página de Facebook y Twitter!!

Dulceadictos!! que contenta estoy!! y que orgullosa de que la gran Eva Arguiñano haya elegido mis tortitas de plátano para ponerlas en su página de facebook!! No me lo puedo creer.


Os dejo el enlace a la receta por si os apetece probarlas: Tortitas de plátano

Y unos días despues compartio mi receta de Dulce de coco, nuevamente otra gran sorpresa para mi.




A principios de Abril, en semana santa, compartió mis Torrijas
 



Torrijas

¡Soleados días amig@s!

Seguimos con las tradiciones típicas de estas fechas, y como no podían faltar nuestras queridas Torrijas.



Durante varios años he ido haciendo recetas diferentes de este manjar para poder dar con la que más me gustaba, y al final lo que he decidido es hacer una recopilación de los mejores trucos para que salgan unas torrijas jugosas y riquísimas. Así que hoy quiero compartir con todos vosotros mi receta particular.



Empezamos!!!

Ingredientes:

- 1 barra de pan del día anterior
- 1 litro de leche
- 1 rama de canela
- La piel de 1/2 limón
- 2 vasos de harina de trigo
- 2 huevos
- Aceite (para freírlas)
- Azúcar y canela (para rebozarlas)
- 75 gr de chocolate blanco (opcional)
- 75 gr de chocolate negro (opcional)
- Virutas de chocolate blanco (opcional)

Elaboración:

Comenzamos calentando a fuego medio el litro de leche junto con la rama de canela y la 1/2 piel de limón durante 5 minutos, retiramos del fuego cuando este a punto de ebullición. La pasamos a un cuenco y dejamos que se temple, hasta casi estar fría.

Mientras cortamos el pan en rodajas oblicuas de unos 2 cm y lo colocamos en una fuente o plato.

Preparamos un plato con la harina, otro con los 2 huevos batidos y otro con azúcar y un poquito de canela (al gusto)

Una vez que la leche este infusionada y fría, con un cazo viértela encima del pan y deja que se empapen bien durante unos minutos.

Pon a calentar el aceite a fuego medio.

Coge una rodaja del pan y escúrrela un poco. Pásala por la harina y el huevo y fríela, 1 minuto por cada lado, hasta que este doradita. Rétirala a un plato con papel absorvente. Deja que se temple durante unos minutos y rebózala en la mezcla de azúcar y canela. Repite esta operación con el resto de rebanadas de pan.
 
  

Mientras se enfrían sobre el papel absorvente preparamos la decoración con chocolate. Primero metemos el chocolate blanco en el microondas partido en trocitos durante 40 segundos, lo sacamos y removemos y volemos a introducirlo durante 10 segundos más, estos intervalos los repetimos hasta que este completamente fundido. Con una cucharilla hacemos líneas de chocolate blanco encima de la torrija. Repetimos este paso con el chocolate negro.


Otra forma de decoración es bañar la mitad de la torrija en chocolate negro y añadir unas virutas de chocolate blanco por encima.


Dejamos que se enfríen por completo y ya estarán listas para comer. Para mí, incluso están mas buenas de un día para otro.


Mmmmmm...ya huele a torrija!! jejeje. Espero que os haya gustado y no vemos en la próxima. Muaksss


miércoles, 25 de marzo de 2015

Buñuelos (receta de mi abuela)

¡Hola dulceadictos!

Ya se van acercando días de procesiones, penitentes, cera...se acerca nuestra querida Semana Santa. Y como aquí somos de muchas tradiciones no podían faltar los típicos buñuelos.



En nuestra familia es muy tradicional que el Viernes Santo mi abuela nos invite a todos sus hijos y nietos a comer potaje y albóndigas de bacalao, y luego ella hace buñuelos para terminar una tarde entrañable. Es un recuerdo que tengo desde muy pequeñita, mi abuela con sus trabajadas manos metidas en la masa y friéndolos. Y quien mejor que ella para darme esta fantástica receta que hoy quiero enseñaros. Ha sido ella quien me ha mostrado como hacerlos y quién me ha dado todos los trucos para que salgan perfectos.

Antes de empezar quiero explicaros que necesitáis un instrumento de cocina al que ella llama "el buñuelero", que es una especie de cazo con un agujerito en medio, el cual se rellena de la masa y se fríe. Es importante que "el buñuelero" esté siempre dentro del aceite, y me dejó bien claro, que no se puede lavar ni restregar, al  terminar de usarlo se limpia el aceite que tenga y se guarda bien, hasta el año que viene.



Bueno, pues una vez explicado esto...

Empezamos!!!

Ingredientes:

- 1 kilo de masa de pan (tiene que estar fermentada y subida). Para ver la receta del pan casero pincha aquí 
- 1 litro de agua
- Una pizca de sal
- Aceite de girasol (bastante para freírlos)
- Azúcar y canela
- Miel de caña (opcional para acompañar)

Elaboración:

Comenzamos calentando el litro de agua junto con la pizca de sal a fuego medio, no debe estar muy caliente, solo templada.

Una vez que el agua este lista, es el momento de preparar la masa de los buñuelos. Añadimos un poco de agua a la masa de pan y comenzamos a manusearla poco a poco. Ella me explica que hay que hacer el movimiento de "lavar" la masa. Se irán formando hebras, esas hebras desaparecerán conforme vayamos añadiendo agua y "lavando la masa". Tenemos que repetir varias veces este proceso de echar agua y manusear hasta que consigamos una textura tipo puré (sin ninguna hebra, líquida). 

Rellenamos una jarra con esta masa.

Ponemos una sartén con bastante aceite de girasol a fuego medio e introducimos "el buñuelero" aún vacío de masa, para que vaya tomando la misma temperatura. 

Cuando el aceite este listo, sacamos "el buñuelero" y con la jarra lo rellenamos, es importante no rellenarlo hasta el borde. Ella me explica que cuando los extremos de la masa estén a punto de juntarse alrededor del agujero hay que dejar de rellenar.


Introducimos "el buñuelero" en el aceite y esperamos a que la masa se suelte ella sola. Una vez pasado esto, le daremos vueltas con un tenedor hasta que este doradito y reservamos en un plato con papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.


Una vez que estén templados, preparamos un plato con azúcar y un poquito de canela (al gusto) para rebozar algunos. Esto es opcional, algunos pueden ir rebozados para comer directamente, y otros pueden servirse sin el azúcar para mojarlos en miel de caña.


Y listos para comérselos!!! 

Ha sido un orgullo para mí aprender ha hacer esta receta de manos de mi abuela, que, a pesar de tener algunos arrechuches de la edad, siempre esta dispuesta a enseñarme todo lo que le pido.

Te quiero mucho abuela!!

Espero que os haya gustado la entrada de hoy. Os espero en la próxima. Muaksss

domingo, 22 de marzo de 2015

Mug Cake de fresa

¡Buenos y lluviosos días desde Granada!

Continuamos con la fiebre de los Mug Cakes, y como estamos en época de fresas no podía faltar el Mug Cake de fresa.



Lo reconozco, me he enamorado de estos bizcochos, han sido un gran descubrimiento para mi, jejeje.

Empezamos!!

Ingredientes:

- 2 + 1/2 cucharadas de harina
- 2 cucharadas de azúcar
- 3 cucharadas de leche
- 1 cucharada de aceite suave
- 1/4 cucharadita de levadura química
- 30 gr. chocolate blanco (y un poquito más para decorar)
- 1 fresa grande o dos pequeñas

Elaboración:

Comenzamos mezclando los ingredientes secos (también el azúcar) hasta que consigamos una mezcla homogénea.

A continuación añadimos la leche y movemos hasta conseguir una pasta dura, en este momento se añade el aceite. Volvemos a remover hasta conseguir una mezcla brillante y cremosa.

Batimos la fresa y la incorporamos a nuestra masa.



Con el mortero damos unos golpecitos a los 30 gr de chocolate blanco y los incorporamos.



Removemos hasta que se extienda por todo la mezcla.

Lo introducimos en el microondas y calentamos 1:30 minutos. Tiene que quedar la superficie húmeda pero el centro hecho. Una vez pasado este tiempo, podéis seguir calentando en intervalos de 20 segundos hasta que comprobeis que este hecho (en mi caso fue un intervalo más)



Rayamos un poco de chocolate blanco por encima y añadimos de decoración un trocito más y media fresa.



Y listo para comer!!



He de reconocer que cada vez que hago uno nuevo me gusta más que el anterior, jejeje.

Espero que lo probéis y me lo contéis. Nos vemos en la próxima entrada. Muakss

jueves, 19 de marzo de 2015

Tarta de café

¡Buenas tardes amig@s!

Muchas felicidades a todos los Joses, Josefas y Josefinas (entre ellas mi madre) y por supuesto muchísimas felicidades a todos los PAPÁS, y en especial al papá de mi casa que este año es el primero que celebramos. Por eso, le he querido hacer una tarta especial, y como le encanta el café pues que mejor que esta TARTA DE CAFÉ.



Como era una sorpresa para él, y como el pequeño de la casa me deja muy poquito tiempo para meterme en la cocina, los bizcochos los horneé anoche a las 22h, así que fotos de la masa no he podido sacar por la falta de luz. Pero no os preocupeis que os lo voy a explicar tan bien que veréis que facilito es.

Empezamos!!!

Ingredientes:

Para los bizcochos (3 moldes de 20 cm): 

- 160 de aceite de oliva suave
- 500 gr de azúcar
- 400 gr de harina
- 4 cucharadas de levadura química
- 4 huevos M
- 300 ml de leche
- 2 cucharaditas de esencia de vainilla
- 300 ml de agua hirviendo

Para la crema de relleno y decoración:

- 300 gr de mantequilla a temperatura ambiente
- 300 gr de azúcar glas
- 2 cucharadas de café instantáneo
- 1 cucharada de agua caliente
- Almendras (para decorar)

Para el almíbar:

- 50 gr de azúcar blanco
- 50 ml de agua
- 25 ml de licor de café (opcional)

Elaboración:

Comenzamos precalentado el horno a 180º y engrasando los moldes (con un papel de cocina les untamos aceite y luego espolvoreamos harina, retirando el exceso)

En un bol, tamizamos la harina junto con la levadura y reservamos.

Batimos el aceite, azúcar y los huevos hasta que estén bien integrados. Incorporamos la mezcla de harina y levadura y batimos de nuevo hasta obtener una mezcla homogénea, incorporamos la leche y la vainilla y volvemos a batir. Finalmente incorporamos el agua hirviendo. La masa queda muy liquida, no os asustéis!

Repartimos la masa equitativamente en los tres moldes (yo utilizo un sacabolas de helado y voy echando una bola de masa en cada molde, así siempre os quedan del mismo tamaño).

Horneamos durante 25 minutos o hasta que veáis que los bordes del bizcocho se separan ligeramente del molde (también introduciendo un palito por el centro y comprobando que salga seco).

Esperamos unos 15 minutos antes de desmoldarlo y pasarlo a una rejilla enfriadora.

Si se os han subido mucho por el centro y no os quedan planos podéis utilizar una lira para cortar el exceso, o si no tenéis lo podéis hacer con un cuchillo. En la foto de a continuación os muestro dos de los tres bizcochos ya cortados y uno sin cortar.



Mientras se enfrían por completo vamos preparando el almíbar. En un cazo ponemos el agua, el azúcar y el licor de café (opcional) y lo llevamos a ebullición. Retiramos del fuego y dejamos que se atempere. Con una pincel de silicona humedecemos los tres bizcochos, como podéis comprobar tienen muchos abujeritos por donde colarse el almíbar, si los vuestros no tuvieran con un palito pinchar toda la superficie antes de humedecer.

Para la preparación de la crema comenzamos tamizando el azúcar en un bol e incorporamos también la mantequilla troceada. Batimos con las varillas eléctricas durante 5 minutos aproximadamente, hasta obtener una crema blanca y esponjosa.

A continuación en un vaso ponemos las dos cucharadas de café instantáneo junto con la cucharada de agua caliente y disolvemos el café. Incorporamos a la crema y removemos con una espátula hasta que esté complentamente integrado.


Rellenamos la tarta por capas.



Es importante que no pongáis mucha crema entre capa y capa ya que al ir recubierta completamente será muy empalagosa si os pasáis.



Una vez rellena, cubrimos la tarta con la ayuda de una espátula más pequeña cubriéndola por completo. No pasa nada que no os quede lisa al untar la crema, ya que lo bonito de esta tarta es el toque rústico que le damos. Una vez cubierta, hacemos ondas tanto en el lateral como en la parte superior, dando el toque que anteriormente os he comentado.

Por último, partimos unas almendras, le damos unos golpecitos con el mortero y espolvoreamos encima de nuestra tarta.


Y ya está lista para comer!!! 


He de decir que a mi no me gusta especialmente el café, pero me ha sorprendido muchísimo lo buena que está, así que no es escusa para no hacerla, jejeje.


Espero que os haya gustado y nos vemos en la próxima. Muaksss

lunes, 16 de marzo de 2015

Dulce de coco

¡Muy buenas tardes amig@s!

¿Os gusta el dulce, y además sois unos apasionados del coco? pues este es vuestro postre, sin duda!

Además uno de los inconvenientes del coco fresco, es que se debe consumir en poco tiempo, siendo a veces difícil, si somos pocos en casa de acabarlo... Hoy os traigo una forma de aprovecharlo, muy muy rica.


Empezamos!!


Ingredientes:

- 1 litro de leche.
- 200ml. de nata líquida.
- 1 coco.
- 3 ramitas de canela.
- 100 gr. de azúcar.
- 1 cucharadita de esencia de vainilla.

Elaboración:

Lo primero de todo será preparar el coco, tendremos que abrirlo, quitarle el agua y después de retirar la cáscara, "pelar" la pulpa, obteniendo este resultado:



Este coco, lo metemos en el robot de cocina, o en su defecto usamos un rallador, para trocearlo en pequeños trocitos, dependiendo un poco del gusto también.



Después de esto, en una olla, añadimos la leche, el azúcar, la nata, las ramitas de canela, la cucharadita de esencia de vainilla y por último el coco.



Coceremos a fuego lento durante aproximadamente una hora, removiendo de vez en cuando para evitar que se nos pegue.
Cuando comienza a espesar ya podremos retirarlo del fuego, vereis que tomó un colorcillo amarillento.

Lo vertemos en los recipientes elegidos.



Dejamos que se enfríe a temperatura ambiente, y lo conservamos refrigerado hasta el momento de servir
 


Para presentarlo podéis optar por la ramita de canela, una hojita de menta o espolvorear canela en polvo por encima.

Espero que os guste. Muakss


viernes, 13 de marzo de 2015

Pan casero

¡Buenas tardes de viernes golosill@s!

Mmmmmm...ya huele a fin de semana, y mi casa huele a...pan casero!!! jajaja me he animado ha hacer mi propio pan, y ha sido una grata sorpresa lo bueno que me ha salido. He de decir que hacer pan conlleva una tarde entera, pero es muy gratificante comer un trocito de algo que has hecho con tanto cariño y mimo.




Empezamos!!

Ingredientes:

- 750 gr de harina de fuerza
- 1 cucharada de levadura seca de panadero (yo utilicé la que venden en el Lidl)
- 1/2 cucharada de sal fina
- 450 cc de agua tibia
- Harina para la mesa

Elaboración:

Para comenzar tamizamos la harina, la levadura y la sal en un cuenco (yo utilice el bol de la amasadora).

Haz un hueco en el centro de la harina y vierte el agua tibia y comienza a remover con las manos a fondo hasta que la masa se despegue de los bordes (yo utilicé la amasadora). Si la masa está demasiado blanda y húmeda, añade algo más de harina, si está muy seca echale un poquito más de agua tibia (yo no necesite ni una cosa ni la otra)



Pasa la masa a la mesa enharinada y amasa a fondo durante 15 minutos. Sujeta la masa con una mano y con la palma de la otra estira la masa hasta que empiece a rasgarse.



A continuación doblala sobre sí misma al mismo tiempo que la retuerces ligeramente.


  

Continua haciendo estos movimientos rítmicos y regulares durante 15 minutos. La masa estará lista cuando no esté pegajosa y esté suave al tacto.

Con un papel de cocina humedecido con aceite unta un cuenco e introduce la masa. Cúbrela con papel film transparente, para mantener la humedad.


Déjala fermentar en un lugar tibio hasta que duplique su volumen, entre 45 minutos y una hora y media (en mi caso fue la hora y media). Se conoce el punto cuando al presionar con el dedo la masa vuelve a su posición inicial lentamente.


Pasa la masa a la mesa de trabajo y amasa en sentido circular, doblando los bordes hacia el centro. Cuando tenga forma redondeada, da la vuelta dejando los pliegues en la base.

Cubre el pan con un trapo limpio y déjalo reposar 10-15 minutos, y repite el amasado anterior para dar forma redonda de nuevo.


Enharina de nuevo la mesa de trabajo y deja fermentar durante 50  minutos.


Precalienta el horno a 230º, e introduce una bandeja de agua caliente en la base del horno para obtener humedad durante el horneado.

Una vez que la masa haya subido lo suficiente, haz unos cortes formando una cruz en la superficie para que se desarrolle más la corteza. Pon la masa en la bandeja y antes de introducirlo pulveriza con agua fresca el horno. El vapor es esencial para la corteza.


A los 20 minutos, retira la bandeja de agua del horno y baja los grados a 200º y continúa horneandolo durante 15 minutos mas. Sabremos que esta hecho cuando al golpear la base con los nudillos suene a hueco.

Déjalo enfriar sobre una rejilla. No lo cortes hasta que esté completamente frío.

Y listo!! 

Este ha sido nuestro desayuno de hoy...


Hacer pan requiere tener mucha paciencia (cosa que a mi me falta) pero la experiencia ha sido muy gratificante. Espero que lo hagáis y me contéis.

Hasta la próxima entrada. Muaks.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...